Radio Tv Edunorte
Publicado el Jueves, 16 de Mayo del 2024 Inteligencia artificial y educación

Inteligencia artificial y educación

  • Inteligencia artificial y educación

Administrator

54 Visitas
EDUCATIVA

¿Cambio de paradigma en la educación o fortalecimiento de una dependencia tecnológica?

Todos los días vemos y oímos noticias sobre inteligencia artificial que destacan las bondades o peligros de esta tecnología. Se ha reiterado que la inteligencia artificial puede ser utilizada como fuente de ingresos, como asistente virtual, para resolver dudas a través de Chat GPT, Copilot o similares y, al mismo tiempo, se indica que sirve para cometer ciberfraudes, suplantar personas, o que a corto plazo causará la eliminación masiva de puestos de trabajo.

Como se observa, son múltiples los temas de conversación en torno a la inteligencia artificial, convirtiéndose en un aspecto de obligado estudio prácticamente en cualquier esfera del conocimiento, profesión, oficio o labor.

No obstante, todavía no se ha profundizado lo suficiente acerca del impacto de la inteligencia artificial en un aspecto tan crucial como lo es la educación. Las noticias que más se oyen al respecto pasan por estudiantes que utilizan Chat GPT para hacer sus tareas académicas y que posteriormente son descubiertos y sancionados por su institución educativa; sin embargo, las facetas de la inteligencia artificial son mucho más amplias y profundas que el mero uso de Chat GPT para “hacer trampa” en un trabajo estudiantil.

Para poder conocer un poco más acerca de estas facetas, se expondrá, en primera medida, cuál debe ser la actitud de docentes y estudiantes frente a la inteligencia artificial, para luego explorar los beneficios de esta tecnología en el ámbito educativo. Por último, se brindarán algunas reflexiones en torno a un cambio de paradigma en la educación a partir del nacimiento y auge de la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial: ¿acompañante no deseado en el aula o tutor y ayudante ideal?

El primer cuestionamiento que se hacen muchos docentes e instituciones es ¿qué hacer con la inteligencia artificial? De plano, la respuesta de muchos es prohibirla, porque se usa por parte de los estudiantes para poder elaborar trabajos, ensayos o escritos, sin que implique mayor esfuerzo o reflexión, lo cual impide que se logre el objetivo de aprendizaje.

A la fecha, todavía no hay una respuesta unívoca frente al rechazo o la aceptación de la inteligencia artificial, aunque sí existen diversos pronunciamientos al respecto. En primer lugar, la UNESCO, en el año 2021, emitió la recomendación sobre la ética de la inteligencia artificial, donde señala que se deben aunar esfuerzos para que todas las personas tengan conocimientos adecuados en materia de inteligencia artificial, evitando que se profundicen brechas digitales.

La Asociación Educause indica que tanto docentes como estudiantes ya han empezado a utilizar la inteligencia artificial, lo cual implica que las instituciones educativas deben emitir una regulación sobre el uso de esta herramienta.

El Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe señala que la inteligencia artificial puede incorporarse en los procesos educativos, pero debe utilizarse con cuidado y creatividad.

Por último, Informatics Europe alerta sobre la rápida irrupción de la inteligencia artificial en entornos educativos, indicando que se trata de una moneda de doble cara: por un lado, existen efectos negativos a corto plazo en aspectos tales como la confianza y la autenticidad; por otro lado, sirve para despertar el entusiasmo y el potencial para mejorar las capacidades humanas.

Las posturas citadas, aunque con niveles de optimismo distintos, muestran que la incorporación de la inteligencia artificial en los procesos educativos ya es una realidad. Por esta razón, no es aconsejable que docentes o instituciones rechacen de plano la inteligencia artificial.

De acuerdo con esto, la pregunta a abordar no debe girar en torno a la prohibición de la inteligencia artificial, sino a la manera más adecuada de regular su uso e integrarla de manera exitosa en los procesos educativos.